Publicidad
1 - Lee la palabra

Nuestro sustento en la Fe

“Pues tú has rescatado mi alma de la muerte, mis ojos de lágrimas, mis pies de tropezar”
Salmos116:8-9
Publicidad
2 - Reflexiona
La misericordia y Gracia de Dios estarán presentes siempre. A lo largo de nuestras vidas y en todo tipo de circunstancias nos preguntamos “¿Dios estará escuchando mis plegarias?”. Cristo, en presencia de la muerte, nunca perdió la calma ya que sabía que su sacrificio era parte del Plan para salvarnos.Debemos apoyarnos siempre en Dios Padre y su hijo Jesucristo cuando necesitemos calmar nuestraansiedad. Así también como cuando requerimos de un consejo o de su iluminación para tomar unadecisión. Pero por sobre todo, debemos agradecer sus intervenciones en modo de oración, ya que lafalsedad en el pedido de ayuda y el no agradecimiento hacen que seamos pecadores utilitaristas delEspíritu Santo.

Publicidad

Hallar felicidad en la humildad SáB 26

Vivimos a diario situaciones de opresión, contemplándolas a nuestro alrededor o siendoprotagonistas de ellas; y éstas se deben a los males que genera el amor...
Leer

Contar nuestras bendiciones VIE 25

Muchas veces nos levantamos enojados con nuestras propias rutinas. Malhumorados y cansados, vociferamos: “tengo que ir al trabajo”, “tengo que ir a ...
Leer
(603) 341-2086

Al reflotar al Espíritu Santo JUE 24

Si hay algo que distingue a la palabra de Dios es que permanecerá siempre en nuestros corazones. Lo durabilidad que posea la misma dependerá de cada uno de ...
7403387697

La violencia que nos atormenta MIé 23

Existe un componente de violencia tal en nuestras sociedades actuales que se ha vuelto bastante difícil el convivir diario. Personas insultándose en los ...
(304) 883-8907

La solidaridad del Espíritu Santo MAR 22

El poder ayudar a un otro es parte de la misión de Jesús. Puede darse de diversas formas y se mostrará como una prueba de amor hacia Dios Padre. Una sensaci...
506-420-7735
310-961-6961

El cambio LUN 21

Estaba ya acostumbrada a hacer las cosas de determinada manera y nada me corría de mi postura, pero pronto comencé a aislarme. Estaba sesgada por mis ideas y ...
Leer